Añadiendo al carrito...

Seguir comprando
Finalizar compra

Higiene Bucal

Propuestas Valor
> Mostrar Filtros

Productos para la Higiene bucal

La higiene bucal es el proceso de mantener la limpieza de los dientes y las estructuras relacionadas, lo cual puedes llevar a cabo con el uso de productos dentales como colutorios, pasta de dientes, cepillos electricos, fijadores de dentaduras, accesorios como hilo dental o para el tratamiento de aftas bucales.

Además de mantener una buena rutina de cuidado tus dientes en el hogar, lo mejor que puedes hacer es acudir regularmente a tu dentista para realizar chequeos y limpiezas entales profesionales. Una buena higiene oral da como resultado una boca que se ve y huele saludable. Esto significa que tus dientes están limpios y libres de residuos, las encías son rosadas y no duelen ni sangran, cuando te cepillas o usas hilo dental, el mal aliento no es un problema constante.

La gingivitis es un a enfermedad de la encías que causa dolor o sangrado mientras te cepillas los dientes o usas hilo dental y mal aliento persistente. Consulta con tu farmacéutico o dentista para que te aconseje sobre los tratamientos más adecuados para combatir la gingivitis. Tu dentista puede ayudarte a aprender buenas técnicas de higiene bucal y puede ayudarte a señalar áreas de tu boca que puedan requerir atención adicional durante el cepillado y el uso del hilo dental.

La salud bucal afecta a todos los aspectos de nuestras vidas. Tu boca es una ventana a la salud de tu cuerpo, puede mostrar signos de deficiencias nutricionales o infección general. Cualquier persona puede mantener una buena higiene bucal cepillándose los dientes dos veces al día con una pasta dental, limpiándote entre los dientes una vez al día con hilo dental u otro limpiador interdental, reemplazando tu cepillo de dientes o el cabezal de tu cepillo de diente eléctrico cada tres o cuatro meses. Además debes mantener una dieta equilibrada.

Llevar a cabo una correcta y completa higiene bucal es necesario no solo para la consecución de unos dientes sanos sino también para el mantenimiento del equilibrio en el resto del organismo. Una boca poco cuidada o con grandes carencias de higiene puede poner en peligro la integridad de las piezas dentales o de las encías. Pero, sobre todo, deja la puerta abierta de par en par a la influencia de patologías de diversa índole para las que se necesita una solución en el corto plazo. Para evitar esto, además de las visitas rutinarias al dentista de confianza, necesitas mantener unos hábitos saludables para conseguir una buena salud dental.

 

La higiene bucodental perfecta sin moverse de casa

La obligación de lavarse los dientes a diario (al menos, tres veces al día) es asumida como el medio más directo para la prevención frente a las caries y para el cuidado de la estética dental. Sin embargo, no basta con un simple cepillado para asegurar una boca sana, cuidada y bonita. Una correcta higiene bucodental exige el uso de los utensilios adecuados y la perfecta aplicación de la técnica. El dentista es el especialista que mejor información puede aportar al respecto. En cada revisión periódica, puede recomendar los productos de higiene bucal que se deben adquirir en la farmacia antes del siguiente cepillado:

  • Cepillo de dientes. Tradicional o eléctrico, se debe elegir aquel que respete y proteja las piezas dentales, al tiempo que garantiza una higiene bucal casi profesional. Sea cuál sea el elegido, debe ser sustituido con cierta frecuencia para evitar que sea contraproducente.
  • Pasta de dientes. En el mercado hay opciones para todos los gustos y necesidades bucales: desde las cremas especiales para conseguir unos dientes más blancos, hasta los productos indicados para bocas con ortodoncias o con encías sensibles. Con las recomendaciones del dentista y los consejos del farmacéutico, el acierto en la elección está más que asegurado. .
  • Hilo dental. La mayor parte de las personas consideran que un buen cepillado es suficiente para conseguir una higiene bucal diaria perfecta. Nada más lejos de la realidad. La placa se va acumulando en los espacios que quedan entre los dientes y, poco a poco, dañan las encías. Para evitarlo, es necesario utilizar todos los días hilo dental. .
  • Enjuague bucal. No siempre es necesario, pero suele ser recomendado para completar la rutina de limpieza. Normalmente, se utiliza un líquido con las mismas características de la pasta de dientes para potenciar sus efectos. .

Con todos estos productos, la higiene bucodental corre de la mano de las familias tanto dentro como fuera de casa. Con una visita anual al dentista (si no hay problemas mayores) garantizará un estado de salud bucal óptimo y una estética dental saludable.

 

¿Qué cantidad de pasta de dientes utilizar en cada cepillado?

La técnica correcta para hacer uso de la pasta dental mediante el cepillado es colocando tu cepillo de dientes en un ángulo de 45 grados con respecto a las encías, mueve suavemente el cepillo hacia adelante y hacia atrás con movimientos cortos.

Cepilla las superficies externas, las superficies internas y las superficies de masticación de los dientes. Para limpiar las superficies internas de los dientes frontales, inclina el cepillo verticalmente y haz varios movimientos hacia arriba y hacia abajo.

Es importante que te cepilles los dientes mínimo dos veces al día con un cepillo de cerdas suaves. Para utilizar el enjuague bucal, vierte 20 ml de enjuague bucal en un vasito dosificador, no diluyas la solución con agua. Vacía el contenido del vasito en tu boca, enjuaga durante 30 segundos completos (intenta contar hasta 30 en tu cabeza o usa un cronómetro).

No te preocupes si no puedes llegar a los 30 segundos la primera vez, se vuelve más fácil cada vez que lo intentas por lo que con el tiempo seguro ya soportarás los 30 segundos completos. Mientras te estás enjuagando, haz gárgaras en la boca y por último escupe la solución en el lavabo.

 

Composición de pastas de dientes y enjuagues bucales.

Cada producto para la higiene dental pude contar con un principio activo diferente, esto por el hecho de que es posible que cada producto tenga un propósito diferente. Las pastas dentales por ejemplo, entre sus ingredientes cuentan con el flúor, el cual es un elemento que tiene nueve electrones en total, se agrega flúor a la pasta de dientes y enjuagues bucales para que pueda aplicarse directamente a los dientes para reducir la formación de una placa adhesiva en los dientes, evitando la inflamación de las encías y la caries dental; el flúor protege los dientes de las bacterias en la placa y también promueve la formación de hueso nuevo.

El gluconato de clorhexidina también está presente en los productos de higiene bucal, es un germicida que disminuye las bacterias de la boca. La clorhexidina tiene potentes propiedades antibacterianas, y puedes ser útil para mantener una boca sana después de un procedimiento de limpieza profunda de los dientes, igualmente ayuda a controlar y matar las bacterias en la boca que causan la enfermedad de las encías.

En cuanto al Triclosán, es un ingrediente agregado a muchos productos de consumo destinados a reducir o prevenir la contaminación bacteriana; es muy común que sea utilizado en las pastas dentales.

Otro principio activo muy popular en la higiene bucal es el cloruro de cetilpiridinio, también conocido como CPC o cloruro de cetilo, es un compuesto químico utilizado como ingrediente activo en una variedad de marcas de pasta de dientes y enjuagues bucales.

Entre las marcas más conocidas para el cuidado de la higienen bucal, puedes comprar Dentaid, Bexident, Corega, Oraldine, Lacer, Parodontax en farmacias online como Farmacia Ribera Valencia.