Añadiendo al carrito...

Seguir comprando
Finalizar compra

Inmunoterapia

Propuestas Valor
> Mostrar Filtros

Inmunoterapia

La inmunoterapia se basa en la estimulación o paralización del sistema inmune en el momento en el que las células del cáncer, las infecciones u otro tipo de enfermedades empiezan a expandirse y a perjudicar al organismo. A pesar de las reservas que aún muestra la comunidad médica, lo cierto es que las investigaciones y los ensayos clínicos en pacientes están demostrando su eficacia y beneficios frente a otras terapias más tradicionales y agresivas como pueden ser las cirugías.

 

Qué es la inmunoterapia

La inmunoterapia también es conocida como terapia biológica, bioterapia, terapia modificadora de la respuesta biológica o terapia MRB hacen referencia al mismo concepto: al conjunto de herramientas y actuaciones que hacen posible la reacción del sistema inmune frente a los ataques. Estos pueden ser tumores, infecciones, alergias o cualquier tipo de enfermedad contra las que las defensas del organismo son incapaces de luchar. La inmunoterapia funciona de dos formas diferentes:

 Por acción: aumentando la barrera inmunitaria frente a virus e infecciones.

 Por omisión, limitando la reacción del sistema inmune ante determinadas células o estímulos.

El objetivo, en cualquiera de los casos, es ayudar al sistema de defensa natural del cuerpo a la identificación correcta de todos los agentes patógenos (incluso si permanecen escondidos o no son visibles por sus mecanismos inmunológicos) y a iniciar la consecuente reacción, en caso de que sea necesaria. Los tratamientos con inmunoterapia deben ser suministrados por un especialista en la materia. Cualquier desequilibrio en el sistema inmune provocado por un uso incorrecto de este tipo de soluciones terapéuticas puede reducir de manera notable su actuación en el futuro.

 

Cómo se administra la inmunoterapia

El tratamiento de inmunoterapia, administrado en diversas formulaciones como cápsulas o inyecciones, puede ser utilizada como tratamiento preventivo, reforzando el sistema inmune y adelantándose a la aparición de infecciones y enfermedades, o como cura, en caso de que la propagación de los agentes o las células nocivas ya se haya producido.

La inmunoterapia oncológica

Una de las aplicaciones más recientes de la inmunoterapia estaría en el cáncer y la metástasis. Aunque no sirve para todos los tipos de tumores ni para todos los pacientes, los últimos ensayos clínicos arrojan resultados muy positivos. A través de metodologías diferentes, desde vacunas hasta tratamientos a base de células T, los investigadores abren la vía a una solución alternativa a la radioterapia, la quimioterapia o la cirugía.